SECCION SINDICAL SCHINDLER ZARAGOZA

SECCION SINDICAL SCHINDLER ZARAGOZA

domingo, 16 de diciembre de 2018

PAPEL JUGADO POR LOS REPRESENTANTES DE UGT Y CCOO EN LOS ÚLTIMOS DESPIDOS COMO PLANTILLA AÚN TENEMOS UNA OPORTUNIDAD DE PLANTAR CARA A ESTA DIRECCIÓN DE RRHH




Domingo Casaos Mairal

Hola de nuevo compañeros.

Recapitulemos:
Dia 30 me despiden, con mentiras… Empatía, indignación, rabia, enfado; eso está ahí y se nota en una salida casi espontanea a puerta de fábrica, y animada solo por USO, de un 80 o 90% de los compañeros de fábrica, y que anuncia que puede prender una hoguera de rebeldía y justa lucha por la defensa de nuestros puestos de trabajo con la bandera al frente de mi reincorporación.
Los representantes de UGT Y CCOO, el primer día, a petición mía, salen a puerta 15 minutos antes del almuerzo, las 10h, y les comunico mis intenciones de luchar por recuperar mi puesto de trabajo. Respuestas:
· ‘No hemos llamado para interesarnos por los despedidos porque eso lo tiene que autorizar el pleno del comité’. (Cuando oí esto os juro que si me pinchan no me sale sangre, me quedé de piedra)
·  ‘Tú eres uno más entre los 500 trabajadores y tenemos que mirar por todos.’
·  ‘Nosotros tuvimos 4 despedidos en sucursal y nos lo tuvimos que resolver nosotros.’
·  ‘Recuerda que el que a ti te hicieran fijo se lo debes a este sindicato…’
Como podréis comprender respuestas como estas no resultan muy alentadoras… ¿verdad?
A las 10,15h salen a puerta los compañeros que estaban trabajando y se levantan bastantes voces, que dan a los representantes de UGT y CCOO un buen ‘tirón de orejas’, tirón de orejas que no hace mella en ellos a efectos de colaborar en coger las riendas de la situación. Tal es así que en los sucesivos almuerzos en los que los trabajadores salís a puerta junto con los representantes de USO, los de CCOO y UGT no están ahí para acompañarnos, apoyarnos, remar… ¿Dónde permanecen? Y lo que es más importante, ¿por qué?
En pleno extraordinario del comité de empresa celebrado el día 4 de diciembre, USO plantea la propuesta de que el comité convoque una asamblea general para decidir, entre todos los trabajadores, cómo queremos defender nuestros puestos de trabajo, tal y como algunos les gritasteis a vuestros representantes de UGT y CCOO, y ellos, al amparo de la seguridad del cuarto del comité, y de la mayoría democrática, dicen NO a esa propuesta de asamblea general…, eso sí, sin haber consultado a sus afiliados…, por su cuenta y riesgo.
¿Vamos viendo el papel de representación que ejercen verdad? ¿Ejercen de representantes o de tutores de menores de edad que no tienen capacidad de decidir?, porque, así tratan a la plantilla.
Eso sí, nada más acabar dicho pleno extraordinario, ahora sí que se apresuran (querer es poder) a sacar un comunicado de la mayoría del comité en el que se esfuerzan en hacer saber a la plantilla que ‘harán las gestiones oportunas para negociar mi readmisión’, pero sin contar para nada conmigo ya que ni se pusieron en contacto, que sería lo normal, ¿No? Mira que tienen sobrada experiencia de que no me comporto como con un menor de edad, pero ellos, erre que erre, empeñándose en tutelar, no en representar. Sí que es verdad que, en un alarde informativo, de esos que deberían de hacer continuamente siempre, y no hacen prácticamente nunca, se encargan de dejar bien claro que ‘USO va por libre’, que no les tienen en cuenta…, ¡hace falta…!
Llega el día 5 de diciembre y nuestros compañeros Pedro Andrés y Carlos Salinas son despedidos, este último, Carlos, candidato por CCOO en las últimas elecciones sindicales que celebramos en noviembre de 2016, y estos despidos aumentan mucho más la lógica indignación y preocupación de la plantilla. Los compañeros de UGT y CCOO, siguen desaparecidos…, ¡no informan de nada!
La sección sindical de USO, en coherencia con su programa electoral y sus propias convicciones, y en respuesta al clamor de los que salís a puerta, que eráis una amplia mayoría, convocamos una asamblea general que celebramos el pasado 13 de diciembre.
Casualmente, solo por casualidad, el mismo día de la asamblea general los representantes de CCOO convocan asambleas informativas en las pausas del bocadillo (en el día a día no pero ahora sí ¿verdad?) y se da la paradoja de que los que como buenos sindicalistas, si lo fueran, deberían de estar con el fuelle dando oxígeno a la ‘hoguera’ de la lucha que los trabajadores ya han encendido espontáneamente, se dedican, más o menos sutilmente, según me han hecho saber, a echar agua, intentar apagar. Ironías de la vida, se convierten en la ‘brigada antincendios de Schindler’. Y nuevamente sin contar con sus afiliados.
Los representantes de UGT no necesitan siquiera ‘mancharse las manos’, porque fábrica no es su ‘feudo’ y el de ellos está en calma. Otros les hacen la faena. Extramuros no actúan, intramuros…
Ya en la asamblea no hubo una buena respuesta en cuanto a cantidad de asistentes, pudimos estar un 30% de la plantilla SDS. Sí que hubo muchas intervenciones de mucha calidad y se vio un núcleo de gente que tienen claro que lo que aquí está ocurriendo necesita de una respuesta contundente, respuesta que desde el puro realismo (representantes de UGT y CCOO desaparecidos, y como he dicho poca asistencia de trabajadores) no se puede concretar en movilizaciones serias. Apareció entre los trabajadores una propuesta que consistía en una recogida de firmas para forzar a los representantes de UGT y CCOO a convocar una asamblea general para decidir entre todos qué respuesta queremos dar. Era una pretensión lógica y razonable por eso de que la unión hace la fuerza y nos necesitamos todos, aunque a mi juicio muy falta de realismo, y luego explicaré por qué. Desde la mesa, USO integra esa nueva propuesta. Se someten a votación las dos propuestas que llevaba USO más esta que hablamos, y sale elegida por amplia mayoría esta última.
Ahora es muy posible que bajo la presión de esta recogida de firmas se apresuren a convocar una asamblea general antes de recibir firma alguna para que quede como que lo han hecho por iniciativa propia y salvar la cara. Permitidme este malsano pensamiento malicioso.
Antes he dicho que esta opción que aprobamos, aunque deseable, no es muy realista. ¿Por qué?: Si con el camino recorrido hasta aquí, que he descrito, y que todos hemos visto, alguien sigue sin tener claro que los representantes de CCOO y UGT, no quieren saber nada de luchas por el empleo en la línea de movilizaciones, perdonadme que os lo diga, o es que está ciego o es que no quiere ver, que es peor.
¡Hace años que han dejado de creer en la lucha por el empleo!, y no lo digo yo lo dicen los hechos: a Manolo (de USO) lo dejaron tirado como a una colilla, a mí (de USO) me dejan tirado como a otra colilla. Y digo que nos dejan tirados porque los dos pedimos ayuda explícitamente para luchar por nuestros empleos. Yo no he visto en ellos el más mínimo movimiento en esa dirección, ¿vosotros? Ni tan siquiera ha habido por parte de ellos el más mínimo interés para contactar con nosotros, ni siquiera para preguntar al menos cómo estamos. Pero claro, tenemos que comprender que no puedan hacer ese mínimo gesto de humanidad y compañerismo en circunstancias como estas ‘porque no tienen el permiso de la mayoría del pleno del comité’ (sic)…, que son ellos mismos.
En definitiva, a base de firmas queremos obligar a 13 hombres adultos a hacer algo que han dado muestras sobradas de que no quieren hacerlo. Yo, ojalá me equivoque, no soy muy optimista. Podrán escenificar, hacer postureo, pero de verdad que no los veo diciendo con pasión: ‘COMPAÑEROS TENEMOS QUE LUCHAR POR LA REINCORPORACIÓN DEL COMPAÑERO DOMINGO PORQUE ESO AYUDA A FORTALECER LA DEFENSA DE NUESTROS PROPIOS EMPLEOS’ ¿Vosotros los veis en ese papel?
Compañeros, hoy en CCOO y UGT no quedan representantes sindicales, hace tiempo que dejaron de serlo para convertirse en tutores sindicales.
Representantes sindicales son los que transmiten y negocian los acuerdos alcanzados por sus afiliados, o la plantilla, después de mantenerles siempre bien informados y consultados…, en pocas palabras: tenidos en cuenta y respetados.
Tutores sindicales son los que no cuentan prácticamente para nada con sus afiliados o plantilla (no les informan, no les consultan), en definitiva, los tratan como menores de edad.
Dicho lo anterior ¿podemos decir que sean unos representantes sindicales? NO.
Se han convertido mayormente en burócratas, sindicalistas de despacho y oficina con horario de ventanilla.
Es una pena, pero, lamentablemente, el tipo de acción sindical que desde hace unos años, bastantes ya, están desarrollando, está finiquitando la poca movilización que había en esta plantilla y esto es algo que lo vemos todos y que no os quepa duda alguna de que tiene sus consecuencias. Los tecnócratas de RRHH, gente fría, nos saben débiles y actúan a placer y envalentonados, no hay más que leer las causas profesionales de mi despido, que pedí que se colgaran en la cartelera de USO precisamente para que fuerais conscientes de ese envalentonamiento desvergonzado.
Y lo peor de todo es la pésima huella sindical que estos tutores sindicales están dejando en muchos trabajadores, que de forma equivocada pero comprensible también, no sabrán hablar bien de lo necesario que es el buen sindicalismo. A esos trabajadores les digo que sepan valorar la buena labor sindical que están desarrollando los que hasta ayer eran mis compañeros de la sección sindical de USO, y que a efectos afectivos lo siguen siendo.
Todo esto, que pena, queda en el haber de estos ‘representantes sindicales’ de CCOO y UGT que algún día, algunos de ellos hace muchos años ya, lo sé por experiencia, se extraviaron en algún cruce de caminos y no quisieron reconducir cuando había alertas que les decían insistentemente que esas sendas no eran el camino. Ante las alertas que hoy tienen delante de los morros, hasta el momento tampoco reconducen. Esperemos que de aquí a la hipotética asamblea general que se haya de celebrar se produzca la magia. Yo, la verdad, no tengo muchas esperanzas, es más, NO ESPERO NADA DE ELLOS, y no porque no fuera lo deseable, sino porque los hechos y sus actitudes no invitan a muchas esperanzas.
Quizás al leer estas palabras que les he dedicado, algunos de ellos, o todos, se puedan sentir muy molestos conmigo, no lo sé, pero de ser así habrá que reconocer que será por haber tenido el ‘gran atrevimiento’ de decir la verdad y llamar a las cosas por su nombre. Pido por favor que si algo de lo que he dicho es mentira lo demostréis y públicamente en la asamblea general os pediré disculpas. Os puedo asegurar que esto no os atreveréis a hacerlo públicamente.
Esto, representantes de UGT y CCOO, era necesario que os fuera dicho, a ver si os puede servir para algo, no tengo muchas esperanzas, pero espero que al menos sirva para algún trabajador que hasta ahora no haya querido ver la realidad de cómo os estáis comportando.

Ahora dirigiéndome a los trabajadores y compañeros de fábrica.
En vuestra mano está que estos tutores sindicales os sigan tratando como si fuerais menores de edad. Si no sabéis poneos en pie ante ellos, como adultos que se supone que somos, os seguirán tratando como lo que he dicho, menores de edad, y seguiréis eternamente quejándoos, lamentándoos, victimizándoos y viendo como vuestras condiciones laborales van de mal en peor, porque el ‘depredador’ (empresa) muerde cuando ve debilidad…, lo estamos viendo.
Algunos, quizás no pocos, me tratarán de iluso y soñador. Tenemos una ÚLTIMA OPORTUNIDAD en esa asamblea general que se va a pedir. Si en ella sois capaces de gritar con determinación y convicción que queréis movilizaciones serias ya, quizás hagáis que los actuales tutores sindicales se vean obligados a mover ficha y consigamos que vuestros puestos de trabajo sean respetados (los de ellos están mucho más protegidos que los vuestros por la cobertura sindical que les ampara), de lo contrario preparaos a bajar la cabeza, poneros el casco y aguantar el chaparrón que, sí os sí, es muy probable que llegue.  
¿Esto que estoy diciendo es utilizar el mensaje del miedo?; no lo sé, me parece que es bastante realista.
Lo hemos repetido hasta la saciedad, tenemos una media de 50 años y expulsados al paro a estas edades el mercado laboral nos lo pone muy difícil. ¿De verdad creéis que diciendo amén os van a tener más en cuenta?
Decía un rebelde que ‘vale más morir de pie que vivir de rodillas’. No dejéis que pisoteen vuestra dignidad; a mí aquí me tenéis, luchando hasta el final con vosotros hasta donde queráis llegar.
Estáis bastantes compañeros que tenéis claro que hay que luchar. Tratad de convencer al resto sin descanso. Por ahí está el camino de que se nos respete.
Nos seguiremos viendo en la puerta de fábrica mientras queráis salir y en la asamblea si llega ese día.

Un saludo.




Creo en los representantes sindicales cuya acción sindical se basa en informar continuamente a los trabajadores con veracidad, transparencia y contando con sus opiniones.

Creo en los representantes sindicales que saben ponerse de pie frente a la empresa, en lugar de permanecer callados, cuando se atacan los derechos y libertades sindicales…, de cualquiera.

Creo en los representantes sindicales que tienen cuatro minutos para llamar a un compañero despedido y decirle: “¿Cómo te encuentras? ¿Qué necesitas?”, aunque no tengan el permiso del pleno del comité (Primero las personas y después las estrategias).

Creo en los representantes sindicales que se atreven a mantener posturas incómodas frente a la empresa, a pesar de los pesares.

Creo en los representantes sindicales que no han perdido la fe en los trabajadores y saben decirles con honestidad y realismo: ‘Ánimo compañeros, aunque es difícil la ley no tiene siempre la última palabra. Juntos podremos, y si no lo conseguimos al menos habremos puesto a salvo nuestra dignidad’.

Creo en los representantes sindicales que están junto a los trabajadores ‘en todo momento’, en la fábrica y en la calle.

En esos representantes creo y no en otros. Con 54 años ‘he visto ya muchas cosas’ y no me dejo engañar.

También creo en buscar y construir la unidad, siempre…, pero sobre la base de la verdad.








jueves, 6 de diciembre de 2018

LA LUCHA HA COMENZADO

Tras el conocimiento del despido de nuestro compañero Domingo Casaos hemos iniciado una lucha que debe terminar en la readmisión de nuestro compañero. 

Los primeros tres días la plantilla nos hemos concentrado en las pausas del bocadillo en la puerta de la empresa para mostrar nuestra indignación por semejante atropello por parte de la compañía como para apoyar al compañero.

Aquí no va a acabar la lucha. Esto solo es el comienzo.

El ambiente que se ha podido observar estos días ha sido de total repulsa a las medidas tomadas por la compañía por perseguir al compañero despedido.


Todos conocemos a Domingo y quien se crea que tras su despido no existe una causa de índole sindical es que trabaja en otro sitio.

Domingo siempre se ha erigido como una voz molesta para la empresa, puesto que su compromiso y coherencia ha despertado muchas conciencias y ha sumado mucho cariño y respeto en nuestra plantilla.

 También se ha podido observar la falta de temor en nuestros compañeros que han arropado a Domingo, y eso es muy importante, porque cuando se pierde el temor este suele cambiar de bando.







        ESTA LUCHA LA VAMOS A GANAR TODOS. 


               COMPAÑEROS READMISION.


lunes, 3 de diciembre de 2018

CARTA ABIERTA A LOS COMPAÑEROS



Compañeras, compañeros.

Soy Domingo Casaos Mairal, tengo 54 años, casado, con un hijo de 20 años y una hija de 17.
Empecé a trabajar en Schindler en febrero de 1995, como electrónico en mantenimiento de fábrica.
El viernes, al ir a empezar mi jornada de tarde, me convocaron a una reunión en la que estuvimos Ramón García Sapetti (Director RRHH Zaragoza), Manuel Barrera (Director SDS) y Sergio Castaño Falagán (RRHH Madrid); me comunicaron que la empresa prescindía de mis servicios. Motivos: en lo estructural “Causas objetivas de índole económicas, productivas, organizativas y técnicas”, en lo profesional, y por abreviar, ‘No doy la talla’ (en las carteleras podréis ver el texto exacto); encima de la mesa un cheque por valor de 31.317 euros; lo mínimo que permite la última reforma laboral: 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 meses.

Un despido después de media vida en la empresa es un amargo regalo.

Les hice saber que no aceptaba mi despido y que no creía las causas que se justifican en el texto de 16 páginas que me entregaron; no tengo ninguna duda de que detrás de todo esto hay otros motivos ‘inconfesables’, motivos que considero importante poner en conocimiento de todos vosotros y que no dejan de ser una opinión más, pero que se asienta en una larga cadena de sucesos ocurridos desde que con ilusión y mucho esfuerzo pusimos a andar a nuestra sección sindical de USO. Con mi despido se quiere despedir a una forma de hacer sindicalismo, combativo e incómodo, una forma de hacer sindicalismo que respeta y tiene en cuenta a los trabajadores, informándoles puntual y transparentemente de todo lo que ocurre en la gestión de lo que les es propio, y contando con ellos para tomar decisiones. Y, con gran equívoco por parte de esta empresa para la que ‘somos tan importantes’, una forma de hacer sindicalismo que no se sustenta solo en Domingo Casaos, sino en todos los compañeros de la sección sindical, en todos los que votaron a nuestros representantes y más principalmente en la necesidad y derecho que tenemos todos los trabajadores a que se nos trate con justicia, y con esto, compañeros, nunca podrán acabar. No lo permitamos.


Dicho lo anterior también quiero que conozcáis este episodio que pasó unos días antes:
El martes día 27 de noviembre, al comenzar mi jornada laboral de tarde, se me hizo saber que, a través de un correo electrónico, entre encargados, se me acusaba de haber estado el día anterior haciendo ‘educación sindical’ (esto es una acusación grave porque no soy representante sindical y por lo tanto no tengo crédito horario); automáticamente llamé a mi representante sindical, Carlos Ara (USO), y pedí una reunión con todos los que salían involucrados en tal situación para que se me aclarase de qué iba todo esto. Delante de la nave de pintura estuvimos hablando las seis personas que teníamos que ver en el asunto y comuniqué a Domingo Navarro, allí presente, que lo contenido en dicho correo acusatorio era mentira (textualmente, y no se me desmintió), y que si alguien tenía algo de qué acusarme era él el que tenía que convocarme con las pruebas que lo avalaran en lugar de tener que ir yo organizando una reunión para aclarar y defenderme. El autor del correo lo único que me dijo era que había recibido de Manuel Barrera (director de SDS), tres avisos de que me había visto hablando, en diferentes días, con operarios de máquinas. Yo hice saber que, dado que mi labor me lleva a ir por toda la fábrica, el hecho de que yo esté hablando con alguien no significa necesariamente que esté cogiendo un ‘capazo’ distrayéndole de su labor y “educándole sindicalmente”, que era lo que se venía a decir también; señalé que por qué no se acercaba él a ver el motivo de la conversación para ver si procedía o no que la mantuviera; estuvieron de acuerdo con lo que les decía e incluso aseguraron que ya se lo habían dicho.
Hoy estoy despedido.

En la reunión donde se me comunicó el despido estuve nervioso, pero sin llegar a bloquearme; pero sobre todo sentí mucha indignación, rabia e impotencia. Les hice saber que iba a luchar con todas mis fuerzas por mi puesto de trabajo, y que a los trabajadores no se nos puede tratar de esta manera.

Voy a poner en marcha la vía legal para denunciar mi despido. A la par, y para mí mucho más importante, voy a pediros ayuda a la plantilla, allí está mi verdadera fuerza, nuestra verdadera fuerza si somos capaces de hacerla operativa.

Los que me conocéis sabéis que no soy persona que suela ocultar lo que piensa. Suelo ser directo y claro, a veces incluso dolorosamente claro, pero siempre con educación y respeto. Es por esto que, máxime, en una situación como esta, me veo en la necesidad de ser todavía mucho más claro:

·         Quiero luchar por recuperar mi puesto de trabajo, pero sin vosotros, mis compañeros, mi fuerza frente a la empresa es prácticamente nula: os necesito. Los que me conocéis, vuelvo a insistir, sabéis que siempre he creído, defendido públicamente y llevado a la práctica que, en estas ocasiones tenemos que hacer piña porque el puesto de trabajo de un compañero es el puesto de trabajo de los demás. Ayer les tocó a otros, hoy me toca a mí y mañana… ¿?  No podemos consentir que se nos trate de esta manera. Esta empresa tiene mucho poderío y si tiene algún ‘desajuste’ económico no puede ser que la solución sea siempre la misma…
Por mi parte, ya lo he dicho, he rechazado cheques; quiero mi puesto de trabajo, yo necesito trabajar para, con la edad que tengo, intentar llegar a la edad de jubilación. Si decidimos entre todos poner en marcha la defensa de nuestros puestos de trabajo, tenemos que saber que esto puede ser largo y costoso, me gusta ser realista; estas luchas, de ganarse, nunca han sido sin huelgas prolongadas. Por mi parte, os doy mi palabra, no habrá retirada a mitad de la carrera, dejándoos tirados, debido a que la empresa ponga encima de la mesa una cuantía sustanciosa para que me vaya; cualquier cosa que pudiera ocurrir habría de ser fruto de decisiones colectivas, que tomaríamos todos juntos.

Yo lo único que pido es que primero valoréis con calma y realismo todo lo que os transmito en esta carta y si no estáis convencidos mejor que no empecéis porque, de lo contrario, a la primera, segunda o tercera cuesta-arriba os agotaréis y me dejaréis tirado a mí y a la defensa de vuestros propios puestos de trabajo, y si hemos de llorar prefiero que lo hagamos todos juntos de alegría por haber ganado, o por lo menos, por saber que hemos corrido la carrera todos unidos y con dignidad, pues esto siempre es una victoria, aunque no consigamos todos nuestros objetivos.
Los lloros por abandonos motivados por falta de realismo o de convicción, son lloros amargos que dejan posos difíciles de curar en nuestra autoestima como personas, como trabajadores y como colectivo, y no nos los debemos permitir.

·         Y, en segundo lugar; si esto ha de ir para adelante irá con la UNIDAD de todo el comité o no irá. Mi sección sindical, USO, por sí solos no tememos posibilidades, como tampoco las tendría por sí sola ninguna de las otras dos restantes en caso de versen en la misma situación.
Lo que en estos momentos necesitamos es que todas las secciones sindicales vayamos juntos en una lucha que no es individual sino colectiva, por eso os pido a todos los compañeros, y de nuevo a todas las secciones sindicales, unidad en la defensa de nuestros puestos de trabajo. Nos jugamos la dignidad, la fuerza como trabajadores, el presente y el futuro.
Me dirijo a los compañeros representantes de CCOO y UGT y agradecería que fuéramos todos sinceros ¿Estáis dispuestos a sumaros y coordinar junto con mi sección sindical la defensa del puesto de trabajo o no? Por favor sed valientes y honestos, y sumaros abiertamente y sin dobleces a la defensa del empleo de todos los trabajadores, o sí o no, pero con claridad, porque ayer fue el puesto de Manolo y hoy es el mío, pero mañana puede ser el de otro trabajador.

Lo que quiero pediros a todos es que celebremos  una asamblea general para vernos todas las caras, informarnos bien, intentar aclararnos y tomar decisiones. Pero esto está en vuestras manos y las de la plantilla.

Compañeros yo el lunes a la hora del almuerzo estaré en la puerta de fábrica para luchar por nuestros puestos de trabajo y tratar de recuperar el mío, y repetiré todos los días que sea necesario, si alguien quiere salir a apoyarme lo agradeceré.
Por mi parte si veo que no existe el apoyo necesario intentaré ser realista: seguramente replegaré velas y lo dejaré todo en manos del juez.

Un saludo.

Domingo Casaos.

domingo, 2 de diciembre de 2018

MOTIVOS ESGRIMIDOS POR LA EMPRESA PARA EL DESPIDO DE NUESTRO COMPAÑERO DOMINGO CASAOS.



Queremos trasladaros los “motivos” que esgrime la empresa para argumentar el despido de nuestro compañero Domingo Casaos.
Cualquiera que conozca la trayectoria y profesionalidad de nuestro compañero se puede dar cuenta que estos motivos están sustentados en falsedades y que ocultan los verdaderos motivos.

Acreditadas y razonadas la concurrencia de las causas económicas, productivas, organizativas y técnicas que, legalmente habilitan a esta mercantil para determinar legítimamente la extinción contractual por causas objetivas que se le comunica, ha de ponérsele de manifiesto igualmente la existencia de otra serie de circunstancias, que le alcanzan a Ud. De forma específica, y que revelan la justificación y razonabilidad de que se proceda concretamente a extinguir su contrato de trabajo y no el de otro de sus compañeros.


En este sentido, ha de tomarse en consideración que, pese a los esfuerzos realizados por esta mercantil por remediarlo, Ud. No muestra un nivel técnico y un grado de actualización de sus conocimientos de tal índole equiparable al de sus compañeros, mostrando dificultad para poderse adaptar no solo a los nuevos desafíos que plantean las innovaciones tecnológicas existentes en la planta, sino a la tipología de actividades que van conformando el contenido de mantenimiento preventivo y correctivo de su puesto de trabajo.


Dado que la actividad prioritaria en la planta de fabricación, es el área de producción, bien sea assembly o metal sheet, tanto en términos de carga de trabajo como de asignación de recursos por parte de la dirección de la planta, se erige como prioritario el preservar en la plantilla, la mano de obra productiva y de la mano de obra no productiva, asignada a aquellas líneas de negocio satélites, se erige como prioritario dar prioridad de permanencia a nivel organizativo, aquel personal con mejor desempeño para poder desarrollar su cometidos profesionales de forma efectiva, siendo así que en su caso, ello no resulta posible.


Asienta la razón de ser de la deficiencia de desempeño, la falta de planificación preventiva de cada máquina, con continuas incidencias en el registro de averías detectadas y el listado de repuestos de cada máquina. Además de falta de planificación en las intervenciones de los servicios técnicos de cada equipo y una inadecuada gestión de fluidos de corte y aceites empleados en Producción.


Razón sobre la que sustenta esta entidad, la legitima aspiración, entendemos que lógica y razonable, de dar prioridad de permanencia en la compañía, a otros técnicos de mantenimiento que acreditan, un desempeño profesional acorde a la naturaleza de las responsabilidades que bien provengan del área de producción, bien del resto de líneas de negocio satélites de la planta, como es el caso que nos ocupa, se están ejecutando con mejor grado de desempeño que las suyas. Situación que habilita a esta mercantil a articular a través del despido objetivo la desvinculación de Ud. Por entender que su desempeño, sin ser del todo insatisfactorio ya que en ese supuesto se iría por la vía del despido disciplinario, no colman plenamente las expectativas de la compañía.


Atendidos los anteriores antecedentes, de entre el colectivo de Técnicos de mantenimiento, la dirección de la planta, en decisión conjunta, con la dirección europea de supply chain, han determinado en el marco de criterios de racionalización de costes estructurales de aquellas áreas satélites que no son directamente productivas, la amortización del puesto de trabajo que Ud., ocupa, quedando organizada el área de mantenimiento de maquinas e instalaciones, bajo el liderazgo del Sr. Antón, y dependiendo de forma mediata los técnicos mantenimiento Sr. Gómez y Sr. Conte, mano de obra suficiente, a criterio de esta mercantil para la atención de la actual tipología de maquinaria existente en la planta.


Entiende esta mercantil que los datos y razonamientos que de forma profusa y detallada se han expuesto respecto de reducir los costes de estructura de aquellas líneas de negocio satélites no productivas, que pudieran ser absorbidas por otras, aprovechando sinergias justifica, de forma más que suficiente, la legitimidad de la decisión extintiva de la que se le hace participe mediante la presente comunicación, y ello en la medida en que se pone de manifiesto la concurrencia de las causas a las que la normativa de aplicación anuda la procedencia de dicha medida, así como la razonabilidad e ineludible necesidad de la misma, ya que aun siendo indeseada no cabe otra opción.




jueves, 29 de noviembre de 2018

LA SECCION SINDICAL OPINA




Lamentamos vernos de nuevo en la obligación de tener que informar de comportamientos lamentables.


En esta ocasión el secretario de TODO EL COMITÉ, y apoyándose en la decisión del pleno, ha alargado injustificada e inadmisiblemente los plazos de entrega de la información que le solicitamos en su día, dificultándose así nuestra labor.


 Una vez más vuelven a usar su “democracia” para negarnos derechos ya establecidos.


Pero este caso llega más lejos puesto que las obligaciones del secretario quedan bien reflejadas en el Reglamento interno del comité, por el que debemos regirnos todos los miembros.


Además, estos incumplimientos suponen un perjuicio para los intereses generales en cuanto que se pierde mucho tiempo, cuando hay tanta labor que hacer y porque sin duda quiebra la unidad de acción.


Nosotros por nuestra parte seguiremos con nuestra labor por muchos obstáculos que nos pongan y con nuestro compromiso de transparencia e información.






SECTARISMO Y OBSCURANTISMO




El pasado 22 de noviembre se solicitó al secretario del comité por parte de la Sección sindical de USO las certificaciones que detallamos a continuación:

-Punto 3º del acta ordinaria del comité del día 19 de septiembre de 2018 (formación mesa negociadora)

- punto 1º y único, del acta del pleno extraordinario del día 2 de octubre de 2018 (comisión negociadora de convenio)




FUNCIONES DEL SECRETRARIO

6.3 MOSTRAR EL LIBRO O ARCHIVO DE ACTAS Y EXTENDER LAS CERTIFICACIONES QUE LE SEAN SOLICITADAS POR CUALQUIER MIEMBRO DEL COMITÉ DE EMPRESA.

Dia 21 de noviembre en la comisión permanente se nos comunicó por parte del presidente que el pleno decidirá si se ve oportuno que el secretario cumpla con su obligación o que siga siendo el secretario de solo una parte del comité.
Así estamos.



jueves, 11 de octubre de 2018

USO INFORMA



El pasado día 2 de octubre se reunió el comité de manera extraordinaria.

Tras aceptar sumisamente la mayoría del comité la pretensión por parte de la empresa a que la parte social no tuviera mas de 5 representantes en la mesa negociadora por usos y costumbres y despreciar la representatividad que USO debería tener en esta mesa y bajo el amparo de una particular interpretación de la democracia propia de una república bananera, os pasamos a informar del resultado de dicha reunión.

La mesa negociadora quedará formada por tres miembros del sindicato más votado en las últimas elecciones, dos miembros del segundo sindicato mas votado y ninguno del tercer sindicato que obtuvo representación.

En esta mesa, tal como marca la ley estarán los delegados sindicales al efecto de asesores. 

Nuestro delegado nos mantendrá informados.





domingo, 30 de septiembre de 2018

UN DESPIDO MÁS, OTRA SITUACIÓN PERDIDA




Esta pasada semana, nos han informado en fábrica a través de un almuerzo participativo, del despido de otro compañero, esta vez en Sucursal Zaragoza.

     El compañero cuyo nombre no sabemos, parece ser que llevaba 15 años en la empresa. Otro más al cual se le había pedido la colaboración, la implicación y que como todos y cada uno de nosotros desarrollaba el trabajo con responsabilidad y dedicación y que también como cada uno de nosotros se esforzaba diariamente en realizarlo, con las exigencias que requiere la empresa que no son pocas en todos y cada uno de los puestos de trabajo.

 En la sección o departamento de sucursal Zaragoza, son bastante particulares, puesto que las exigencias son si cabe más determinantes debido a que son muchas las circunstancias que rodean el puesto de trabajo, muchos más riesgos y precauciones las que hay que tener en cuenta, pero todas y cada una de ellas las cumplía escrupulosamente.

 Dicho esto. Salvaguardando y respetando como no puede ser de otra manera la opción o derecho que cada sección sindical tiene a la hora de defender a sus afiliados, me parece del todo reprochable que por parte del comité de empresa no se haya dado traslado a la plantilla de un hecho de tal magnitud, que como trabajadores y a su vez compañeros del despedido también tenemos derecho a conocer.

 No solo estamos aquí para votar sí o no a una huelga o a un convenio.
 El conocimiento por parte del conjunto de los trabajadores de los hechos cotidianos, importantes y o determinantes que nuestro comité de empresa trata, negocia o resuelve con la misma, así como las acciones que lleva a cabo, y por supuesto las notificaciones que ella traslada al mismo, son de vital importancia para la plantilla, puesto que nos refuerza como colectivo ante situaciones como esta, el despido de un trabajador que ha estado 15 años con nosotros y de la noche a la mañana, sin motivo, sin explicaciones, sin haber habido alguna sanción por el camino, de repente ESTA DESPEDIDO.

 La lista de compañeros despedidos, así como la utilización constante y desmedida de compañeros de ETT., que sistemáticamente vuelven o no, pasado el tiempo respectivo, a cubrir el mismo puesto de trabajo, está empezando a ser INSOPORTABLE.



Juan I. Gaona  Celda 10 B  

lunes, 6 de agosto de 2018

Huelga indefinida en Iveco tras el despido de trabajadores enfermos



Por Sara Plaza Casares


La plantilla de la fábrica de camiones de Madrid irá a una huelga que consideran “por la salud laboral de los trabajadores”.
El próximo 12 de septiembre los trabajadores y trabajadoras de Iveco irán a la huelga. Las y los más de 2.400 empleados de la planta que fábrica camiones, situada en Madrid, se encuentran inmersos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Pero ese no es el motor del próximo paro: piden la readmisión de 10 trabajadores, despedidos por “motivos injustos” bajo causas organizativas, disciplinarias, por bajo rendimiento o por salud.
Según explican los representantes de los trabajadores, la empresa, amparándose en el artículo 52 d) del Estatuto de los trabajadores, está despidiendo a trabajadores por faltas de asistencia intermitentes, aunque justificadas. Así, aquellos empleados que han estado de baja más de ocho días en un periodo de dos meses consecutivos o más de 20 días en un periodo de cuatro meses no consecutivos a lo largo de un año pueden convertirse en despidos objetivos. Todo ello si durante los 12 meses anteriores han faltado un 5% de los días hábiles. Un viacrucis legal que ha mandado al paro a trabajadores con bajas justificadas a un módico precio. Según recoge el artículo, estos empleados reciben una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de doce mensualidades.
“Este artículo lo reformó a peor el PSOE y luego lo endureció el PP con la última reforma laboral y no se suele aplicar, aunque ahora se está empezando a usar en el sector de la automoción”, explica Heriberto Tella, miembro de CGT en el comité de empresa y delegado de prevención de riesgos laborales quien señala que estamos ante “despidos terapéuticos”. “Son gente enferma y personas que tienen lesiones derivadas de los ritmos frenéticos del trabajo en cadena como problemas de hernias discales o codos de tenista. Tenemos una plantilla joven y la empresa aplica los despidos sobre gente que puede tener futuras bajas. La empresa ya lo había aplicado en casos excepcionales anteriormente reconociéndolos luego como improcedentes en los juzgados, pero ahora parece que lo quiere aplicar de forma intensiva”, explica el sindicalista.
Los despidos comenzaron a mediados de julio, tras la firma del ERTE. Según relatan los representantes de los trabajadores, la empresa comenzó a manifestar que se había disparado el absentismo. “Reunimos a una comisión creada para atajar el absentismo, para analizar los casos y tomar medidas para evitar la aplicación del artículo 52. Para nosotros las bajas tienen que ver con el alto ritmo de trabajo. No quisieron negociar y empezaron a despedir”, resume Tella.

BAJO EL ETERNO YUGO DEL DESPIDO
Es entonces cuando los sindicatos que representan a los trabajadores acordaron por unanimidad ir a la huelga indefinida. El pleno del Comité de empresa tomaba la decisión el 20 de julio, denunciando la política de “terror” empleada por la empresa que había decidido “saltándose todos los cauces del diálogo despedir de forma masiva aplicando el artículo 52”. El 25 de julio tenía lugar el acto de mediación en el Instituto Laboral. Tampoco hubo avances ese día por lo que la convocatoria sigue adelante. “Estamos orgullosos porque no es una huelga al uso, no es una huelga para reivindicar dinero, es por la salud laboral de los trabajadores, una huelga por nuestra dignidad y contra el miedo”, añade el miembro de CGT.
Pero esta situación no es nueva para una plantilla que vive bajo el eterno yugo del despido. Ya hace dos años, tal y como publicaba Diagonal, los empleados tuvieron que plantar cara por la ejecución de despidos amparándose en el sistema de evaluación japonés ‘World Class Manufacturing’ (WCM). Este sistema evaluaba a los trabajadores en 20 aspectos que iban desde la puntualidad hasta las habilidades sociales. El sindicato CGT denunciaba que basándose en esas evaluaciones la empresa había despedido a gente que se encontraba con bajas de larga duración.
Hoy el artículo 52 ha sustituido a este sistema de evaluación. “Trabajamos con tensión y cada vez se incrementa más”, asegura Tella. “Ahora lo que están haciendo es computar no solo bajas por salud, también cercenan derechos o intentan limitarlos. Te vulneran el derecho a la salud y el derecho a tus licencias legalmente retribuidas”, denuncia Tella mientras advierte que no van a parar hasta conseguir la readmisión de los despedidos y la paralización en la aplicación del artículo 52. “De momento, estamos seguros de que si no hubiéramos planteado la huelga hubiéramos tenido más despidos”, concluye.




Las grandes empresas ganan un 34% más que en 2013 pero pagan menos por el Impuesto de Sociedades



·         En 2016 los grupos consolidados españoles tributaron a un tipo efectivo sobre el resultado contable del 6,14%
·         Las pequeñas y medianas empresas abonan un tipo efectivo mucho más alto: el 15,4%
·         El Gobierno recaudó 23.143 millones de euros en 2017 por el Impuesto de Sociedades, muy lejos de los 44.823 millones de 2007
Aunque las grandes empresas han mejorado considerablemente sus resultados durante los últimos años, esta recuperación económica sigue sin verse reflejada en su tributación por el Impuesto de Sociedades. Según los datos recogidos en el último informe de recaudación de la Agencia Tributaria (AEAT), el beneficio contable –diferencia entre ingresos y gastos en la contabilidad de una compañía– de los grupos consolidados españoles en 2016 fue un 34,5% superior al registrado en el año 2013. Sin embargo, a pesar de haber ganado casi 28.000 millones más, tributaron a un tipo efectivo sobre el resultado contable ligeramente inferior. Mientras que en 2016 lo hicieron al 6,14%, tres años antes el tipo se había situado en el 6,3%. Estos datos abren de nuevo el debate, puesto sobre la mesa desde la llegada del Gobierno de Pedro Sánchez, sobre el tipo mínimo que deben pagar las compañías por el Impuesto de Sociedades.

En 2016 –últimos datos disponibles–, las grandes empresas cerraron con unos beneficios contables de 111.788 millones de euros, lo que refleja una notable mejora respecto a los ejercicios anteriores: 83.112 millones en 2013, 96.714 millones en 2014 y 87.048 millones en 2015. Sin embargo, el tipo efectivo que se aplicó sobre estos fue el más bajo de todos: un 6,14%, frente al 6,3%, el 7,07% y el 7,54% registrados, por orden, en los tres años anteriores. Este dato contrasta con el del resto de empresas españolas, cuyos beneficios se sitúan por debajo de los de los grandes conglomerados pero que, sin embargo, tributan por el Impuesto de Sociedades a un tipo efectivo mucho mayor. En 2016, por poner un ejemplo, las sociedades no integradas en grupos registraron un resultado contable de 86.414 millones de euros y pagaron a un tipo efectivo del 15,4%.
 



No obstante, desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (
CEOE) se insiste en que las grandes compañías españolas pagan un tipo efectivo en línea con la presión fiscal por este impuesto en diferentes países de la Unión Europea. En opinión de la patronal, se está usando de “manera incorrecta” el tipo sobre el resultado contable porque, añaden, "el Impuesto sobre Sociedades” se paga “sobre la base imponible”, es decir, una vez aplicadas las deducciones correspondientes. Si se toma como referencia ese indicador, el informe de la AEAT recoge que el tipo efectivo sobre la base imponible de las grandes empresas en 2016 fue del 19,01%, frente al 19,91% de 2015, el 19,31% de 2014 y el 16,23% del año 2013. En el resto de compañías, este tipo efectivo se situó durante estos últimos años por encima del veinte por ciento: 22,6% en 2016; 24,23% en 2015; 22,25% en 2014 y 21,77% en 2013.

Recaudación alejada de los años precrisis

Según el informe de la 
AEAT, en 2017 los ingresos tributarios se situaron en los 193.951 millones de euros, un 4,1% más que el año anterior. Sin embargo, se quedaron 7.012 millones por debajo de las previsiones que hizo el Ejecutivo de Mariano Rajoy en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017 –se estimó un incremento del 7,9%, hasta alcanzar los 200.963 millones de euros–. “La mayor parte del error tuvo su origen en la introducción del SII (Suministro Inmediato de Información en el Impuesto sobre el Valor Añadido) que desplazó ingresos de 2017 a 2018. Sin este cambio en la gestión, la desviación hubiera sido negativa por un importe de 2.862 millones (un 1,4% de la cantidad prevista en el Presupuesto)”, señala la Agencia Tributaria en el estudio, presentado el pasado martes.

También por debajo de lo presupuestado por el Ejecutivo conservador se quedó el Impuesto de Sociedades. En 2017, se recaudaron por este tributo 23.143 millones de euros –el anterior Gobierno estimó que los ingresos por dicho impuesto se situarían en los 24.399 millones–. A pesar de que esta cifra supone un incremento del 6,8% respecto a la registrada en 2016, lo cierto es que la recaudación por el IS sigue lejos de los niveles previos a la crisis. En 2007, el último año de bonanza antes del colapso económico, la Agencia Tributaria percibió 44.823 millones de euros por los beneficios de las empresas, casi el doble de lo que ha ingresado por este concepto el año pasado. Desde entonces, la recaudación por el Impuesto de Sociedades comenzó a desplomarse, alcanzando su mínimo en 2014, con 18.713 millones de euros.

Cambios 

El pasado mes de julio, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, detalló cuáles serían las medidas que su departamento tiene pensado plantear en lo que queda de legislatura. “Nuestra intención es traer a la Cámara cuanto antes un paquete de cambios fiscales que está en la línea con lo que reclama la UE”, señaló la ministra durante su primera comparecencia en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados. Modificaciones fiscales que, dijo, “están orientadas a las grandes empresas”. “No van a afectar a los contribuyentes. No vamos a tocar los impuestos de las clases trabajadoras, ni de las clases medias”, aseveró, al tiempo que detalló que abordará esta reforma en dos fases: una primera de carácter inmediato y una segunda con un desarrollo normativo posterior.

Entre las medidas que Hacienda trata de aprobar “de forma inminente” está la reforma del Impuesto de Sociedades. Según explicó Montero, el objetivo es “intentar acercar” el tipo teórico impositivo –que se sitúa alrededor del 12%, según apuntó la propia ministra– al tipo real del 25%. Además, se estudia fijar una tributación mínima del 15% para los grandes grupos empresariales. “No va a afectar ni a las pymes ni a las empresas medianas. Es una medida para que las grandes corporaciones, las grandes empresas, aporten más”, apuntó la ministra.

Información obtenida de Infolibre.